rubensolerferrer.com | Doctor Divago y sus 25 años (I)
853
post-template-default,single,single-post,postid-853,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Doctor Divago y sus 25 años (I)

09 Dic Doctor Divago y sus 25 años (I)

He estado muy desconectado del blog, concretamente desde que me volqué al 100% en el trabajo y en terminar el documental sobre Doctor Divago, cuarto documental sobre música en el que me meto, y tercero que dirijo.
Una vez terminado ha empezado a aparecer en prensa…

Aunque aún no se ha estrenado algunos medios de comunicación, como el Culturplaza, de Valencia Plaza, ya se ha hecho eco de él, concretamente en un especial escrito por Pérez de Ziriza (@cpziriza) sobre el 25 aniversario de la banda. En él, a parte de hablar sobre el libro y el recopilatorio también le dedica unas líneas al largometraje documental, y la verdad es que son buenas. Podéis leer el excelente artículo aquí.

EL DOCUMENTAL

Rubén Soler Ferrer (Gandía, 1981) es quien está detrás del documental Los tontos buenos tiempos, a estrenar el 19 de diciembre en una proyección gratuita en el pub Radio City de Valencia, y que se podrá adquirir junto con el disco recopilatorio de Doctor Divago. Es el responsable de Cápsulas Musicales (proyecto de clips grabados ad hoc, que se exhiben en la web), dirigió hace un par de años el rockumental La inercia de la costumbre (sobre Manolo Tarancón) y dirigió el premiado documental L’estiu més negre, acerca de los incendios que quemaron 50.000 hectáreas en la Comunidad Valenciana en el verano de 2012.

Descubrió a la banda “un día de vuelta a Gandía desde el CEU, donde estudiaba: un amigo me comentó que tocaban en un festival, junto a La Habitación Roja y más grupos”. La idea de un documental musical, que no era nueva para él, le resultaba especialmente tentadora “después de L’estiu més negre, porque necesitaba respirar un poco ya que aquel documental fue bastante duro”. Curiosamente, y como suele decirse, se juntaron el hambre y las ganas de comer: “Cuando me enteré de que cumplían 25 años, quedé con Manolo (Bertrán) para comentarlo, y precisamente él me dijo que estaba buscando a alguien para hacer un documental, porque lo querían para complementar con el recopilatorio”.

Al igual que pasó con el libro, la memoria casi fotográfica y tremendamente organizada del líder de Doctor Divago facilitó mucho las cosas: “Trabajar con Manolo ha sido muy fácil porque es un tío extremadamente metódico, que lo tiene todo archivado: su capacidad de archivar es tremenda, igual que su faceta de estructura organizativa”. El documental, que se estira hasta los 90 minutos de duración, tiene la virtud de hilvanar no solo un puñado de imágenes de localización casi inverosímil y algunas actuaciones televisivas. Sino también un amplísimo abanico de testimonios: desde todos los miembros que han pasado por la banda en estos 25 años hasta toda clase de personas de su entorno, con una importante aportación periodística (Jesús Ordovás, Santiago Alcanda, Eduardo Guillot, Rafa Rodríguez Gimeno, César Campoy, Quique Medina) e incluso de algunos compañeros del gremio, como Fernando Alfaro (Surfin’ Bichos) y José Ignacio Lapido (ex 091, ahora en solitario).

Su hilo conductor, y ese es uno de los principales logros de su metraje, no responde a ninguna voz en off ni al relato de ningún miembro de la banda. Tiene mucho que ver con el mundo de la radio, y con alguien que siempre ha estado allí, defendiendo el trabajo de la banda ante el micrófono desde las ondas locales (nos ahorraremos especificar más para no marcarnos ningún spoiler). “Me acordé de películas como Punto Límite: Cero (Richard Sarafian 1971), que en la escapada del personaje cuenta con un locutor que lo narra, y de The Warrriors (Walter Hill, 1979), en la que la persecución de las tribus urbanas también es contada por una locutora, y por eso quería que la radio tuviera un peso importante”. Y a fe que lo consigue.

“Creo que Doctor Divago tienen una reputación tremenda, aunque no hayan llegado a las masas”, argumenta, y se alegra de “ver que reconocen su trabajo: eso está muy bien”.

No hay comentarios todavía

Sorry, the comment form is closed at this time.