rubensolerferrer.com | Cartel Land
"Cartel Land", reseña de uno de los mejores documentales que ha visto últimamente. Una película sobre dos personajes al límite dirigida por Matthew Heineman.
Cartel Land, reseñas, documentales, crítica, Kathryn Bigelow, Rubén Soler Ferrer, Matthew Heineman
15565
post-template-default,single,single-post,postid-15565,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

El Documental de la Semana: Cartel Land (Matthew Heineman, 2015)

17 Nov El Documental de la Semana: Cartel Land (Matthew Heineman, 2015)

Una de las cosas que quiero hacer a partir de ahora es escribir una reseña semanal de los documentales que voy viendo, sean del tipo que sean, aunque intento evitar siempre los que tienen un reportaje más televisivo y acercarme a aquellos que parecen películas. El documental que abre esta sección es “Cartel Land” dirigido por Matthew Heineman.

“Cartel Land” me entró directamente por los ojos a través de su fotografía que cautivó desde que vi el trailer; y posteriormente la historia, que también me aparece muy bien estructurada. El documental de Heineman se centra en los “Autodefensas” mexicanos, grupos armados que han surgido desde el pueblo como defensa de los ciudadanos ante los asesinatos que comenten los cárteles, y por otra parte nos muestra a los Arizona Border Recon (AZBR) de EEUU, otro grupo armado de ciudadanos que luchas contra las “invasiones” que se dan lugar en la frontera de EEUU con México. Ambos tienen una peculiaridad, y es que han surgido como respuesta a la violencia de los traficantes de drogas mexicanos, los ya mencionados cárteles.

“Cartel Land”, haciendo uso de un ritmo constante y potente, deja claro sobre quién va a contar la historia, quiénes son sus protagonistas y cuál es el conflicto, pero lo más interesante que es arranca con los enemigos, los químicos que elaboran las drogas durante la noche y los narcotraficantes armados. A partir de esta secuencia inicial arma toda la historia posterior.

Desatada la violencia por parte de los cárteles la única solución que les queda a los ciudadanos es armarse, organizarse y combatir a “los enemigos del pueblo”, así es como en un lado de la frontera y en otro aparecen los héroes, mejor dicho anti-héroes, porque no son perfectos. En la parte mexicana tenemos a Manuel Mireles, Doctor, pero al mismo tiempo ideólogo, líder y creador de las autodefensas; y en la parte norteamericana encontramos a Tim Foley, un paria social que un día, tras tocar fondo, decidió armarse contra los enemigos que atravesaban la frontera. Tanto Manuel como Tim son personajes que nacen a espaldas de sus gobiernos, del que desconfían, son por lo tanto “vigilantes”, “out-siders” esos arquetipos que funcionan tan bien en la historias. Ambos no son perfectos, Manuel, que tiene un trabajo de día como Doctor, es un hombre familiar y respetado, padre de familia y amante de su mujer, y de otras, porque al final descubrimos cuál es su flaqueza, el sexo opuesto. Tim es un paria, un tío duro con muchos problemas familiares que terminó por escaparse de casa y dedicarse a cualquier cosa. Cuando la crisis llegó a su punto más alto la tomó con los inmigrantes porque le quitaban su trabajo en su país, algo intolerable. Así que se armó, viajó a Texas y se propuso arrestar a todos los inmigrantes ilegales que atrapara. Pero le ocurrió una cosa, y es que se dio cuenta que los inmigrantes, al menos muchos de ellos, huían porque eran víctimas de los cárteles, así que pensó “los enemigos son los cárteles y los narcotraficantes” que efectivamente se cuelan por la frontera a los EEUU. Como vemos, Heineman tiene un tesoro, dos personajes complejos, angulares, que captan la atención rápidamente.

La película gira entorno a estos dos personajes y sobre su entorno. A mi parecer no lleva a reflexión a nivel social, o a una escala mayor, sino que nos invita a reflexionar sobre estos dos hombres. El espectador se pregunta si son dos chalados o están más cuerdos que sus gobiernos. A lo largo de los noventa minutos conocemos sus trabajos, sus entornos sociales y personales, y el enemigo al que quieren abatir, el cártel de Los Templarios. Todo sigue su curso hasta que en algunos pueblos rechazan la limpieza que realizan los “Autodefensas”, a partir de aquí todo se tuerce ya que las quejas siembran desconfianzas entre el grupo de justicieros mexicanos, el gobierno decide interceder y crear aún más divisiones internas.

En definitiva, “Cartel Land”, que tiene como productora ejecutiva a la oscarizada Kathryn Bigelow, más que ser una película denuncia de la situación tan violenta que atraviesa México, es más un retrato de dos vigilantes que viven de espaldas al Gobierno de sus países y deciden tomarse la justicia por su mano, a la vieja usanza. Lo interesante es qué conlleva esto y hacia donde lleva a Manuel y Tim. La fotografía, el ritmo, las imágenes acompañan muy bien a la historia que incluye giro final, como todo buen blockbuster.

No hay comentarios todavía

Escribir un comentario